Creo que la mayoría estaremos de acuerdo en que al cubano le encanta el negocio, sobre todo a la hora de vender.

Ya sea porque tu subsistencia dependa de habilidades de mercadeo, o simplemente porque quieras satisfacer tu curiosidad, te vamos a regalar unos consejos que separan al éxito del fracaso a la hora de vender.‌‌

Cuida la presentación del producto

Esta es de las primeras cosas que hay que tener en cuenta cuando te dedicas a vender: de la imagen del producto dependen muchas de las posibles interacciones que logres conseguir para iniciar una venta.

Debes cuidar cada detalle en la presentación del producto. Posicionarte en un lugar que esté lo bastante cerca de las personas, colocar el producto en un soporte o complemento llamativo, son pequeñas acciones del vendedor que influyen en la compra.

Nunca descuides la calidad de los productos

En primer lugar, resulta necesario velar por la calidad de la mercancía que recibimos y asegurar un buen lugar para su conservación, ya sean alimentos, ropas, electrodomésticos, u otros bienes.

Prácticas como escoger buenos proveedores y revisar la procedencia, autenticidad y vencimiento del producto, normalmente aseguran buenos resultados.‌‌

De hecho, esto último es vital para ofrecer garantía, que es otra de las facilidades que todo buen vendedor debe brindar.

¿Estoy obligado a dar garantía?

Eso depende del producto. Es difícil y casi ridículo exigir garantía por un jabón o una pieza de ropa interior. Pero una laptop o una lavadora, ya eso es otra historia. Adecúa la decisión de dar garantía, y el tiempo de vigencia, al tipo de producto y el precio por el cual lo adquiriste tú en primer lugar.

Mantén unos precios razonablemente atractivos.‌‌

Esto es algo que debe estar claro desde el primer momento, ya que muchas veces es el precio lo que despierta el interés inicial de las personas por comprar. .

La competencia es abismal en la mayoría de los sectores, por lo que debes asegurarte de ajustarte lo máximo posible, evitando subir demasiado ya que asustas a los compradores.

Lo ideal, por supuesto, es que tengas tus merecidas ganancias pero sin abusar demasiado. Esto también depende mucho de la oferta y demanda ya que la idea tampoco es regalar.‌‌

Siempre debes realizar una investigación de mercado sobre lo que vas a vender y evaluar los precios para poder hacer luego una buena oferta. En algunos casos merece la pena vender con super ofertas, que aunque sea te permiten recuperar el dinero invertido, y ganar a nuevos clientes.

¿Vender al por mayor?

Si vendes productos al por mayor, las rebajas son incentivos que ayudan a ganar clientela y generar movimiento.

En Cuba solemos decir “doy facilidades de pago”, renombrando así al pago a plazos tan común en el mundo entero. Es una buena técnica de marketing, pero debes tener mucho control con la cantidad de dinero y el tiempo de plazo definido a cada persona.‌‌

Busca la forma de hacerte promoción, siempre ayuda bastante.‌‌

La promoción es un elemento clave para expandir un negocio, sobre todo si se basa en ventas.

Por ejemplo, deberías tener en cuenta el uso de una plataforma online aprovechando su legitimidad y posicionamiento para que te ayude con la difusión y promoción que necesites o desees.

Las opciones son variadas. Algunas te permiten hacer anuncios gratuitamente, pero igual debes de tener algunas prioridades claras. La posibilidad de suscripción, el uso de sus redes sociales y la posibilidad de pagos son los aspectos más importantes que debes evaluar.

‌‌Las ventas dependen de la atención y simpatía del vendedor.

‌‌Por último, otro eslabón imprescindible para que esta cadena se sostenga y tener éxito como vendedor, es precisamente la capacidad que tengas de desenvolverte como tal.

Los cursos de marketing al respecto suelen ser abrumadores, pero no por eso hay que dejar de lado el estudio de técnicas tan útiles.

Una buena educación y atención deben ser la carta de presentación de cada servicio, tener conocimientos suficientes sobre lo que se vende para dar una buena presentación y explicación, garantizan la satisfacción del cliente.

‌‌Tratar de sonar convincente, sin ningún tipo de engaño, y tener un buen  sentido del humor contribuirán a mejorar siempre la situación.

También es importante el cuidado de la imagen personal.  Casi tan relevante como tanto la imagen de lo que se va a vender, porque la primera impresión sobre el vendedor y su ambiente influye directamente en la decisión del comprador.

Esperamos que sigas nuestros consejos para que veas los buenos resultados y te animamos a compartir este post si crees que hay alguien al que le puede ser útil.