Hace unos 7 años atrás recuerdo cuando al buscar una auto marca Lada en Revolico el mismo no sobrepasaba la cifra de 14 mil o 15 mil CUC y los que se acercaban a ella estaban “volao” como dice el cubano. Un Geely CK llegaba a costar entre 25 y 30 mil CUC y los carros más modernos se movían en rangos mucho más bajos que ahora, donde se podían encontrar por 80 mil CUC “a to reventar”.‌‌

Revoltillo
El buscador de anuncios clasificados, como Autos, Viviendas, Electrónicos y más. Revoltillo tiene muchas características especiales para ayudarlo a encontrar exactamente lo que está buscando.
https://revoltillo.com/

La actualidad es muy distinta en estos días, al entrar al buscador de Revoltillo encontramos que los Ladas ya oscilan entre los 25 y 40 mil CUC, toda una exageración para vehículos con más de 30 años de explotación en la mayoría de los casos. El precio de un Toyota Yaris del año 2004 se encuentra por 60 mil CUC y se pude apreciar un Hyundai Accent Tiburón del 2012 por la astronómica cifra de 100 mil CUC. Un Audi A4 oscila de los 130 a 200 mil CUC y otros un poco más modernos llegan a la increíble cifra de 220 mil CUC. ¿Pero, porqué se ha incrementado tanto el valor de estos vehículos en los últimos años?, esto se debe a varias causas únicas de Cuba.

Inexistencia de autos nuevos en el mercado

Cuando por el año 2014 entró en vigor la ley que permite a los cubanos y residentes extranjeros en la isla la compra de autos nuevos y de uso, en la Agencia Sasa Peugeot de Vía Blanca y Primelles se comercializó varios autos con precios realmente alarmantes, el Peugeot 508 que figuraba entre los modelos más recientes en el mundo, tenía un precio de 262 mil CUC, mientras que en países de Europa costaba aproximadamente de 25 mil a 40 mil euros por aquellos años. Pero también existía la posibilidad de adquirir autos de usos a precios no tan elevados de las marcas Geely, Hyundai, Kia, Seat y VW por valores desde 26 mil a 51 mil CUC. Aunque no eran autos nuevos esto conllevó a que el mercado “informal” mantuviera precios muy parecidos e incluso por debajo para estos modelos más “baratos”. Los autos clásicos y otros como los Ladas y Moscovich tuvieron precios más asequibles por unos años hasta que todo cambio con la baja disponibilidad de autos en estos mercados estatales y la desaparición de las llamadas “cartas” que permitían a cierto sector de población comprar autos modernos, pero de uso.

https://revoltillo.com/search?s=Audi&sub_category=Carros

‌‌Autos “remodelados” y altos precios de piezas de repuesto.‌‌

Un vehículo es una máquina que lleva mantenimiento cada cierto tiempo y en Cuba suelen sufrir un poco más por el estado de las vías y las condiciones del ambiente, por lo que el deterioro de los autos suele ser casi inmediato, aunque sean nuevo  se debe acudir  cada cierto tiempo a la compra de piezas de repuestos que han encarecido su valor ya que la mayoría son traídas del extranjero por los llamados “mulas”, que compran en países como Rusia, Estados Unidos y la zona libre de Colón en Panamá. También están los que se dedican al negocio de comprar un auto, repararlos y venderlo y nadie quiere perder dinero por lo que el valor del auto crece porque llegan a remotorizarlos con motores que venden las empresas estatales y estos rondan los 4000 CUC y si le sumamos gastos de chapistería, agregados y hasta algunos le ponen aire acondicionado, fácil ese auto cuesta 10 mil CUC más que antes porque es “nuevo”. Esto está pasando con vehículos de la marca Lada y Moscovich a los cuales lo remotorizan con motores Gelly y le ponen aire acondicionado.

Mayor poder económico en una parte de la población.

‌‌Este es otro punto interesante porque en los últimos años han emigrado hacia otros países una gran cantidad de cubanos que invierten en negocios particulares en la isla, mandan dinero a sus familiares en cuba o sencillamente quieren un auto para cuando vienen de visita. Esta inyección de dinero ha hecho que una parte de la sociedad viva con ciertas comodidades y otra se aprovechen de esta para encarecer los precios de los productos que les venden no solo los autos, por lo que si quieres un buen auto debes pagar el precio que te pidan y al tener dinero esto no es un problema. Pero todos conocen como es el cubano y si “fulanito” vendió su Hyundai en 40 mil CUC yo no pido menos que eso y así se han ido estableciendo lo últimos precios.

‌‌Conclusiones‌‌

La historia ha demostrado que todo es por racha, hubo un momento que los precios subieron y luego bajaron, aunque nadie sabe a ciencia cierta que va a pasar. Ahora estamos a la espera de lo que pudiera significar para el mercado automotor la llegada de las nuevas tiendas en MLC que ofertan piezas para vehículos y quién sabe si se embullan y también comercializan autos a precios más baratos. Solo queda ver que pasa y ver quien frena los precios de los autos en Cuba.