Estos días están siendo decisivos en la lucha contra el coronavirus. Muchas empresas en el mundo han decidido que sus empleados, siempre que puedan, trabajen desde sus casas. El llamado teletrabajo es uno de los mejores aliados del aislamiento social, quien a su vez resulta la estrategia más efectiva para evitar la propagación de la pandemia.

El teletrabajo en el mundo no es nada nuevo: hace años muchas empresas contratan profesionales a distancia o simplemente permiten a sus empleados pasar jornadas trabajando desde su hogar. La conexión a Internet es un de los requerimientos usuales, y en los países desarrollados no suele ser un problema.

¿Cualquier persona pudiera teletrabajar?

No todos los puestos laborales permiten el teletrabajo. Eso depende del tipo de empresa, el rol desempeñado y la posibilidad de que el acceso a Internet pueda convertirse en una alernativa válida a la presencia física. Desde luego, si eres obrero o trabajas en una tienda no puedes trabajar a distancia.

El teletrabajo es una práctica muy asociada a los freefancer, forma de empleo que no ha hecho sino crecer en los últimos tiempos. Estas personas han sabido adaptar su estilo de vida para trabajar desde casa: mucho podríamos aprender de ellos los profesionales que recién incursionamos en el arte del "Working From Home". (Para angloparlantes, incluso existen unas siglas comunes para referirse a ella: WFH")

Aunque no lo creas, esto puede llegar a ser un inconveniente si no respeta una planificación adecuada de su tiempo y otras medidas que compartiremos en este artículo para que puede enfocarse mejor al trabajo y no confunda estos días con estar de vacaciones en casa.

Consejos para el teletrabajo

No rompas tu rutina diaria antes de salir para el trabajo

Este puede ser el punto más importante. Si tienes creada una rutina diaria antes de salir para el trabajo, debes mantenerla. Así tu cuerpo y mente entenderán que aún está trabajando aunque te quedes en casa.

No cambies nada de lo que haces en las mañanas: respeta su horario, toma una ducha, desayuna, vístete como si todo se mantuviera igual. Esta una de las claves más importantes porque en el momento que tu cuerpo crea que está listo para el trabajo estará más motivado.

Trabajar desde la cama no es una buena idea, aunque te sientas relajado
Photo by Dillon Shook / Unsplash

Establece un horario y lugar de trabajo en casa inviolable.

Aunque la cocina esté patas arriba, no debes violar tu horario de trabajo previamente fijado. Cuando termines, podrás dedicarle tiempo a las tareas de la casa.

Es muy recomendable que establezcas un lugar para trabajar y este sea inviolable. Trabajar desde la cama es una muy mala idea, y no solo por la pésima postura. Recuerda que el secreto está en hacerle creer al cuerpo que aún estamos trabajando y no de vacaciones. Una vez que lo vuelves rutina todo será más fácil.

¿El teletrabajo es una opción desde Cuba?

Aunque con ciertas limitaciones  el trabajo a distancia está protegido por la ley. Desde hace varios meses, se brinda la oportunidad a quien pueda ejercerlo en la Isla. Cuando se agudizó la crisis energética fue una decisión de gobierno preparar condiciones en algunos centros laborales para el trabajo a distancia.

Muchos en el sector privado llevan años ejerciendo el trabajo a distancia. Entre ellos, destacan los profesionales autónomos o freelancers, quienes deben tener una rutina adaptada al tema.

Para los freelancers cubanos, las condiciones son otras.  El ingreso monetario de este grupo suele ser mayor que en el sector estatal. Pero existe una condicionante negativa: pagar acceso a Internet es una inversión personal. Y, conociendo los precios de la telco cubana, es una inversión bastante alta.

Precios de Internet en Cuba, un desafío para el teletrabajo

Lo principal en estos tiempos es cuidar de nuestra salud. Si en tu centro laboral está disponible la oportunidad del teletrabajo, acéptala. Siguiendo estos consejos, puedes ser igual de productivo que en la oficina.